Agencia Video Marketing Digital

¿CÓMO TENER MÁS CONFIANZA FRENTE A LA CÁMARA?

TENER MÁS SEGURIDAD A LA HORA DE GRABAR TUS VÍDEOS PARA YOUTUBE Y VÍDEO MARKETING.

Al comenzar un proyecto de vídeo para cualquier plataforma, siempre tenemos muchas espectativas cuando nos toca enfrentarnos a la cámara. Poder Expresarnos de manera correcta y dar lo mejor de nosotros.

Pero ¿Cómo hacerlo bien sin morir en el intento?

Te voy a enseñar 5 claves precisas con las cuales puedes generar mayor confianza a la hora de grabar tus vídeos, ya sea para tu canal de YouTube, tu estrategia de vídeo marketing, un vídeo de presentación de servicios o productos. Incluso, puedes usar estos tips para una presentación en vivo. Así que si te interesa comencemos…

1.- Entrar En El Estado Correcto.

Al momento de comenzar a grabar, muchas veces estamos llenos de pensamientos y sensaciones incorrectas.

Me refiero a que desde el momento en que deseamos realizar una grabación comienzan un sinfín de preparativos.

Cuadrar la cámara, conocer el tema bien, cuadrar las luces, el sonido y una eterna lista de cosas que quieres y debes tener en control para dar lo mejor en ese vídeo. El hecho de comenzar un vídeo con toda esa carga abarcando tus pensamientos no te permite dar el 100% de rendimiento.

Entrar en el estado correcto significa, que debes disolver todo lo que no tiene que ver con el contenido en sí del material que quieres grabar y conducir tu mente y tu cuerpo hacia un estado que te potencie y permita fluir de la mejor manera a la hora de grabar tu material. 

Entre las cosas puntuales que puedes hacer se encuentran:

Realizar respiraciones conscientes que te lleven a relajarte.

No confundas esto con perder la energía que deliberas a la hora de hacer tu performance ante la cámara. Se trata mucho más de liberar el peso de tu propio cuerpo, que ha creado el estrés de las tareas previas a la grabación.

Tener pensamientos agradables.

Buscar algo que sepas que te hace reír baja mucho el nivel de estrés y te mantiene con energía a la hora de realizar cualquier actividad que tenga que ver con hablar en cámara o en público.

Estiramientos.

Estiramientos, saltos y movimientos que ayuden a aflojar los músculos de tu cuerpo y cara buscando relajarte lo más posible.

2.- Conocer muy bien el tema a tratar.

A veces, aunque parezca obvio, muchos pasan por alto el conocimiento total del tema apoyándose en el guion escrito.

Y cuando se enfrentan a la cámara, incluso leyendo el guion desde un teleprompter u otro método, se encuentran con muchas muletillas y errores. Y en otros momentos se oye peor que esas malas aplicaciones que pasan de escritura a voz, muy robóticas. Hay algunas de estas aplicaciones que se oyen incluso mejor.

El espectador quiere sentir que fluyen las ideas, quiere escuchar alguien que sabe de qué está hablando, quiere que el interlocutor le transmita seguridad en lo que le está diciendo.

Porque si quieres posicionar tu marca como un experto en algo, o posicionar los beneficios de tu producto y cómo cambia la vida de tu consumidor, debes, primero, sentirte seguro y transmitir ese sentimiento sin dudas a tu audiencia.

Conociendo de pie a cabeza el mensaje que quieres dar, tienes mucho más rango de juego a la hora que las cosas no salgan como deben. Si el teleprompter falla, si se te olvida que viene después porque lo aprendiste de memoria, lo que te salva de cualquier falla es:

Conocer muy bien el tema  a tratar.

3.- Mindset

Y resulta que muchas veces estamos relajados y conocemos el tema. Y cuando creemos que estamos “listos” para avanzar nos atacan muchas dudas sobre si lo que estamos haciendo está bien. O ¿para qué hago esto?

Es normal que a nuestra mente vengan este tipo de pensamientos, puesto que la función principal de nuestro cerebro es protegernos, en este caso puede ser protegernos de salir de nuestra zona de confort, de la zona en donde no estamos realizando ninguna acción desafiante y que produzca cambios significativos en nosotros.

Entonces como contrarestar estos pensamientos?

Teniendo el mindset correcto para actuar.

Lo primero que hago es tomar conciencia de que lo que estoy haciendo es algo que, primero, quiero hacer, y segundo, es algo que me apalanca y acerca a mi meta.

Si logras enfocarte en esto puedes sobreponerlo a cualquier miedo o duda.

Y cuando usamos la palabra enfocar, hazlo literal. Te enfocas en lo que quieres e inevitablemente priorizas este pensamiento sobre todos los que te detienen. Te esfuerza en traer al frente de tus pensamientos las razones que sí te apalancan y te olvidas, TE OL-VI-DAS  de todo lo demás.

4.- leer textos en voz alta

Leer textos en voz alta te ayuda a practicar de manera muy fácil el tono de tu voz, la interpretación de cada frase y el sentido que quieres darle a cada afirmación que realizas.

Leer textos en voz alta te ayuda a practicar tu dicción, porque quieres pronunciar bien para que tu mensaje llegue de la mejor manera. Quizá haya palabras que te das cuenta que no están bien pronunciadas por ejemplo, y algo que puedes sumar a esto es grabar tu voz previamente y darte cuenta de cuáles son esas palabras y frases que quieres mejorar.

Incluso si tu presentación sigue un guion leído, una vez que lo haces en voz alta puedes adaptarlo a tu manera de hablar.

Puedes darte cuenta que aunque tú mismo hayas escrito el guion, a veces nos ponemos muy formales a la hora de escribir y esto se debe a que cuando escribimos, nuestro cerebro lo relaciona con algo más académico.

5.- Hablarte a ti mismo en voz alta:

Así como lo lees, hablarme a mí mismo en voz alta es la mejor técnica que me ha servido durante mucho tiempo para manejar mejor mis pensamientos, y luego convertirlos rápidamente en frases e ideas que nunca terminan. Y he aquí el detalle…

¿En que momento del día no hablas contigo mismo en silencio. Y por qué no te permites hacerlo en voz alta?

La verdad es que la velocidad del pensamiento es impresionante, un concepto completo puede venir en milésimas de segundo a tu mente y esto es beneficioso para las ideas.

El problema está cuando queremos convertir estos pensamientos en palabras. Porque no estamos acostumbrados a realizar esta conversión de pensamientos a una estructura lógica y coherente por medio del habla.

Entonces lo que haremos es que vamos a elegir el tema del cual queremos hablar, luego lo segmentaremos en un tópico más concreto.

Por ejemplo, supongamos que nuestro tema es el bienestar físico, luego un tópico más concreto del que podemos hablar es la importancia de la nutrición en el bienestar físico, y adentraremos un poco más comenzando a hablar sobre el concepto de nutrición.

Pues bien, si este es un tema que ya manejas o estas estudiando para aprenderlo. Tomate un momento en el cual puedas estar a solas y donde te sientas cómodo para hablar en voz alta y comienza a hablar de lo que sabes sobre este tema.

De inmediato te advierto que aquí no importa lo que salga. Quizá comenzamos a decir un par de frases, nos podemos equivocar, tartamudear, usar muletillas, etc. 

En realidad lo que queremos es acostumbrar a nuestro cerebro que transforme las ideas en palabras. De esta manera poder seguir el flujo de ideas continuo.

Mientras más lo hagas notaras cambios importantes.

Por el momento te dejo con mucho más material para que saques adelante tus proyectos de vídeo marketing…

Los Post Más Solicitados: